Visitas guiadas en Cantos de Agua

Ofrecemos visitas guiadas al público en general y a grupos

(mínimo 3 personas - máximo 10).

Duración del recorrido: 2.5 horas.

Costo por persona: $30.000 (pesos colombianos).

Incluye: aromática o café y una fruta.

Se debe reservar con mínimo un día de anticipación. 

Objetivos

Descubrir que cada ser, aun cuando sea pequeño, cada hongo, cada bacteria, una hormiga, una abeja, un árbol, un jaguar, una ballena, un elefante, tú, yo, cada uno está diseñado perfectamente para cumplir su misión: el Gran Espíritu Creador, no importa el nombre que le des (llámalo Dios, Buda, Ala, Krishna…) ha puesto todo su amor, su inteligencia, en la creación de cada ser, somos expresión divina y cada uno cumple una función esencial en el equilibrio del planeta, del cosmos.

Comprender que estamos íntimamente unidos a la naturaleza, NO estamos separados de ella, somos parte de una comunidad planetaria, universal, cósmica, donde todos estamos conectados, lo que afecta a uno, nos afecta a todos, SOMOS UNO. Es necesario reconectarnos con lo natural, con lo vital.

Descubrir que cada ser, aun cuando sea pequeño, cada hongo, cada bacteria, una hormiga, una abeja, un árbol, un jaguar, una ballena, un elefante, tú, yo, cada uno está diseñado perfectamente para cumplir su misión: el Gran Espíritu Creador, no importa el nombre que le des (llámalo Dios, Buda, Ala, Krishna…) ha puesto todo su amor, su inteligencia, en la creación de cada ser, somos expresión divina y cada uno cumple una función esencial en el equilibrio del planeta, del cosmos.

Descubrir que los bosques son más que muchos árboles juntos, son ‘la casa de la vida’, son el hogar de muchas especies de plantas, animales y organismos que conforman una comunidad donde se establecen relaciones maravillosas que hacen posible la vida en el planeta, descubrir estas relaciones nos permite valorar el milagro de la vida y reconectarnos con lo natural, con lo vital.

Tomar conciencia de que los bosques son vitales, ellos son necesarios para la vida en la tierra porque nos prestan muchos servicios ambientales: son el hábitat de muchas especies de plantas, animales y microorganismos, regulan y protegen las aguas, capturan CO2, purifican el aire, producen oxígeno, regulan el clima del planeta, nos proporcionan maderas, medicinas, tintes, fibras, aceites esenciales, antioxidantes, mejoran la salud, embellecen el paisaje, y nos brindan espacios para el descanso, el esparcimiento del espíritu y la recreación… Sin bosques, no podríamos vivir.

Vivir en Colombia, el país con mayor diversidad del mundo por área de superficie, es un privilegio, pero esto implica también una gran responsabilidad: es necesario conocer nuestra biodiversidad para amarla, conservarla y hacer un adecuado manejo de ella. El uso sostenible de este gran patrimonio natural podría representar un potencial para mejorar la calidad de vida de todos los habitantes. Sin embargo, diariamente se talan más de 1000 hectáreas de bosque en nuestro país y esto representa no sólo la pérdida de la vida de todas estas especies, sino también la pérdida de todos los servicios ecosistémicos (ambientales) que prestan los bosques.

Aprender prácticas más amigables con el ambiente en estos momentos de crisis que vivimos en el planeta, es clave para producir alimentos de forma agroecológica, que nos proporcionen salud y bienestar.